Lección Decimoprimera.- El Yogui y su relación con el Mundo



EL YOGUI Y LA VIDA SEXUAL

"No hay enfermedad tan destructiva que la lujuria; ni enemigo peor que el apasionamiento; ni fuego como el de la ira y ningun sentido de felicidad como el del conocimiento". Canakya Pandit

Krishna dice en el Bhagavad-gita que las actividades sexuales que estan de acuerdo con los principios religiosos no son diferentes de El Mismo. Por lo tanto, son absolutamente aceptables y positivas. Al mismo tiempo, podemos ver que el mundo moderno ha llegado a un desastre sexual total: homosexualismo, prostitucion infantil, miles de diferentes perversiones, abortos, divorcios, y miles de corazones y hogares destruidos. Todo esto ha probado que la asi llamada revolucion sexual no es mas que un gran engaño y, en ultimas, un desastre.

Sin embargo, los verdaderos sentimientos de amor, los cuales todo el mundo experimenta desde la temprana niñez con la relacion materna, hasta el ultimo respiro en forma de sentimientos afectivos por todos los familiares y seres amados, estan basados en el impulso sexual, y ¿cómo se perpetuaria la humanidad sin el impulso sexual?.

Por lo tanto, tenemos que conocer cuales son las relaciones necesarias y cuales nos llevan a la degradación.

Debido a la propaganda utilizada por la industria, el consumidor del mundo entero esta ex erimentando una ansiedad cada vez mayor por obtener placer sexual, y una cantidad igual de frustracion al no alcanzar lo esperado. Miles y miles de mujeres han tomado píldoras anticonceptivas, solamente para descubrir después que éstas son causantes del aumento en el porcentaje de cáncer, sin mencionar las enfermedades mentales. Y como subproducto de ésto, la discordia en las relaciones entre esposo y esposa, y madre e hijos.

Sin embargo, el Señor Krishna nos da el equilibrio apropiado: Las relaciones sexuales en la sociedad humana (y especialmente para el yogui) están dirigidas únicamente a la procreación, y en particular a hijos conscientes de Dios. La cultura Védica nos ofrece un proceso purificatorio y cientifico por medio del cual uno puede estar seguro que su hijo será elevado y una honra para la familia. Al aceptar este proceso de purificación, el yogui practica automáticamente la autoregulación y, al mismo tiempo, está seguro de aceptar todas las responsabilidades que implica la crianza apropiada de su hijo, con una base espiritual. En tal atmósfera, el niño podrá ser recibido en el mundo con afecto a diferencia de los padres asi llamados modernos, quienes durante los primeros tres o cuatro meses de embarazo resuelven si matarán al niño o no, o si lo dejarán vivir para luego abandonarlo .

Es claro que los Vedas prohiben rigurosamente el aborto. El Srimad-Bhagavatam describe cómo en el momento de la concepción el alma espiritual entra en el útero de la madre a través del semen. Asi, el embrión es una persona viva desde el primer momento. Dañar su propio hijo trae severas reacciones: "La sola concepción de la injusticia cometida a los parientes, asegura la pérdida de la tierra y el cielo. Tales picaros se convierten en sucios gusanos". Pancatantra.

El famoso movimiento de liberación femenina anima a las mujeres para que se asocien con tantos hombres como les sea posible, y asi tener la libertad de escoger entre la multitud. Sin embargo, la única libertad que ellas han ganado con esta practica es la de poder escoger la persona a quien rogarán para conseguir el apoyo necesario para su hijo (el gobierno, sus padres, etc.), después que han sido embarazadas y abandonadas. 0, por supuesto, siempre queda la posibilidad de convertirse en la asesina de su propio hijo.

Esta llamada libertad ha sido la fuente de muchos conceptos erróneos acerca del propósito real de la vida humana y para la gente en general es muy dificil superar tales influencias y convertir de nuevo en algo saludable las relaciones sexuales, colocarlas en su perspectiva real y proporción adecuada en la vida humana, dejando asi el tiempo y la energía requeridos a búsquedas más altas y elevadas.

El yogui puede controlar sus sentidos solamente cuando entiende que hombres y mujeres no son de hecho sus cuerpos si no que son almas espirituales eternas. Por el contrario, si uno se deja dominar por la visión material inmediata de: '"yo soy un hombre; ella es una mujer" y el utilizarla o explotarla me dará un aran placer, entonces estamos asegurando nuestra degradación futura. Krishna explica en el Bhagavad-gita, que la lujuria surge de la modalidad de la pasión y ésta es el enemigo más terrible de todas las entidades vivientes, porque debido a su in fluencia ellas se vuelven irresponsables descuidan los deberes y metas reales de la vida humana.

Para aquellos que no son avanzados espiritualmente puede ser un poco dificil controlar el impulso sexual, pero si tratan de hacerlo sobre la base de una vida moderada y continúan practicando la meditación y la auto-realización, es seguro que alcanzarán al final la victoria sobre el acoso de los sentidos. Se sobreentiende que prácticas tales como ir al cine o leer pornografia son muy desfavorables para el Yogui que desea controlar el impulso sexual y ejecutar sus deberes adecuadamente. Por lo tanto, se recomienda que el Yogui esté absorto las 24 horas del día en actividades positivas que tengan relación con el avance espiritual, ya sea dirécta o indirectamente.

Al llenar asi su conciencia con una gran necesidad de avance espiritual, él se liberará gradualmente de las confusiones causadas por la propaganda sexual de esta sociedad moderna artificial de consumo.

En la sociedad Védica, existen cuatro asramas, u órdenes sociales, las cuales, además del comportamiento social general, regulan también las relaciones entre los miembros del sexo opuesto. El brahmacari, o estudiante, no realiza sexo. Cuando una persona se casa, a los 20 ó 25 años para el hombre y un poco menos para la mujer, entra, por lo tanto, en el grhastha asrama, y él o ella pueden tener asociación con la esposa o el esposo siguiendo las regulaciones del matrimonio, y la vida sexual se dedica exclusivamente a procrear. Los niños que crecen de esta manera, podrán entender también que la meta de la vida es la conciencia de Dios. De esta forma, la relación conyugal puede ocuparse en el servicio de Dios.

En la sociedad Védica, las relaciones extramatrimoniales están completamente prohibidas, y así se protege a la humanidad de muchos perjuicios, como niños indeseados, educación interrumpida o incompleta, etc.

Mediante este curso estamos tratando de darles una idea completa del sistema social Védico Varnasrama Dharma.


Índice General