Lección Primera



Tenemos el agrado de presentar le hoy la primera lección, la cual consta de una introducción a cada una de las siete secciones desarrolladas en las lecciones de nuestro Curso, las cuales se irán desenvolviendo hasta darle a conocer a usted la visión trascendental del conocimiento Védico.

El Yoga (Ciencia de la Autorrealización) requiere necesariamente la base de un conocimiento especial y la guía adecuada para facilitar al estudiante la consiguiente realización espiritual. Las bases del conocimiento de este Curso han sido tomadas de los escritos de Su Divina Gracia a.C. Bhaktivedanta Svami Prabhupada quien hasta su desaparición, en 1.977, publicó más de 80 volúmenes de traducción y comentarios acerca de las eternas escrituras Sánscritas de los Vedas, el cuerpo de conocimiento espiritual más antiguo y extenso del mundo

Uno de nuestros propósitos fundamentales es hacer llegar estos vitales conocimientos al mayor número posible de personas. Debido a ello se ha escogido la modalidad de la Instrucción por correspondencia, para facilitar en esta forma sin salir de casa la práctica de la disciplina Yóguica. Naturalmente, al transitar el camino, usted se encontrará con diferentes preguntas e inquietudes, que esperamos le sean resueltas satisfactoriamente en lecciones más avanzadas. Aun así, si usted siente la necesidad de consultarnos sobre algún tema en especial, no dude un momento en comunicarse con nosotros. Estamos siempre dispuestos a ayudarle. También será muy favorable para usted discutir sus lecciones con amigos del mismo parecer como también practicar y estudiar junto con ellos.

Le deseamos muchos éxitos, plena satisfacción y la fuerza necesaria para superar todos aquéllos obstáculos que puedan presentársele al transitar por el sagrado camino del yogui. OM TAT SAT.

Las mejores horas para meditar son las de la madrugada, llamadas por los sabios "Brahma-muhurta". En este período, el ambiente es más tranquilo y la mente está mucho más relajada y en calma. Elija un lugar con el mínimo de perturbaciones externas, y si esto se le dificulta, cierre la puerta de su habitación, y si es necesario, coloque en ella un letrero que diga: "No moleste, estoy meditando". Esto puede parecer algo gracioso, pero es muy serio y delicado. Todos tenemos el derecho y la obligación de ahondar sinceramente en nosotros mismos, de inquirir, encarar y resolver los problemas esenciales de la vida con plena madurez mental, libres de cualquier perturbación externa.

Cada lección está dividida en siete secciones y el curso está diseñado para que usted pueda absorberse plenamente en cada lección dos semanas aproximadamente. Su meditación diaria debe incluir un poco de cada una de las siete secciones, enfatizando en quizá una o dos de las mismas, dependiendo de la lección específica y de su propia preferencia personal. Sin embargo, lo más importante es que usted pueda desarrollar estricta regularidad en su práctica. Trate de estudiar y meditar simultáneamente todos los días. No podemos enfatizar lo suficiente la importancia de establecer una práctica regular diaria y perseverar en ella. Aunque muchas otras cosas igualmente importantes puedan aparecer para distraerle, éstas deben ser rechazadas, y aunque nada aparezca, algunas veces nuestra mente desarrolla internamente muchas razones por las cuales podríamos posponer para más tarde nuestra práctica diaria. Si nosotros asentimos, no podemos esperar nunca hacer progresos constantes en la vida espiritual.

Para estudiar sus lecciones, hacer sus ejercicios y meditaciones, destine por lo menos media hora cada mañana. Si lo desea, puede aumentar este tiempo pero no invierta menos de media hora. Trate de no pasar por alto un solo día. El progreso constante está basado en el esfuerzo constante y en que no haya interrupciones. Siga este programa diario regularmente y su recompensa será la perfección verdadera y la felicidad real y perdurable.


Índice General